Análisis
Bar
 
 
 
 
 

Chicas sobre el puente,

de Edvard Munch

 

1901

Óleo sobre tela

136 x 125,5 cm

Nasjonalgalleriet de Oslo

 

De todas las versiones que realizó el noruego Edvard Munch de este paraje real de Oslo, ésta es quizás la más dramática, aunque a simple vista no sepamos decir muy bien por qué.

 

Como otros pintores expresionistas, Munch busca recrear en Chicas sobre el puente una atmósfera densa y problemática, en que la imagen se libera de su función descriptiva para atender, sobre todo, la exigencia de autoexpresión del propio artista.

 

Así, el cuadro parece marcado por un aire de inminente drama. Las formas se escurren en sinuosas agrupaciones que tienden a aislarse unas de otras, compitiendo en un tenso equilibrio, pero con un sentido del ritmo visual que proviene directamente del Art Nouveau.