Análisis
Bar
 
 
 
 
 

Gran Vía, de Antonio López

 

1974-1981
Óleo sobre tabla
90,5 x 93,5 cm
Colección privada

 

El artista español Antonio López pinta del natural esta perspectiva de la Gran Vía madrileña en sesiones incontables a lo largo de siete años, aunque lo suficientemente breves para sortear los cambios naturales de la luz.

 

En los años precedentes, el arte de Antonio López ya se ha despojado de los elementos mágicos o fantásticos que caracterizan sus comienzos, evolucionado hacia un realismo exigente de espíritu contemporáneo. El pintor nos revela, a través de su mirada sensible, la densidad fenoménica de los objetos más próximos y las avenidas más transitadas, pero sin que pierdan un ápice de cotidianeidad.

 

Tal el caso de esta Gran Vía madrileña, que nos fuerza a contemplarla —aunque hayamos caminado a diario por ella— con una mirada nueva, casi como si la viéramos por primera vez.