Análisis
Bar
 
 
 
 
 

La lamentación sobre Cristo muerto, de Giotto di Bondone

 

1303-1305
Fresco
185 x 200 cm
Capilla de la Arena de Padua

 

En este fresco se resumen los rasgos que hicieron de Giotto el principal precursor de la pintura renacentista. Las figuras son ya plenamente humanas, tanto en su aspecto exterior como en su expresión gestual, y se mueven en un espacio verosímil que las permite respirar. Pero sobre todo, el fresco denota una observación directa de la naturaleza por parte de Giotto, en lugar de recurrir a esquemas preestablecidos.

 

La pintura anterior a Giotto solía disponer las figuras del cuadro según diseños simbólicos, libres de las ataduras del tiempo y el espacio. Giotto es el primer artista que pone serios límites a esta libertad, por ser incompatible con una construcción realista del espacio pictórico.

 

Sin embargo, en La lamentación sobre Cristo muerto, Giotto aún disfruta en parte de esa vieja libertad, puesta ahora al servicio de una expresión más profunda del suceso narrado.

 

Tu versión