Análisis
Bar
 
 
 
 
 
i
Propuestas

Aquí puedes jugar con las figuras del cuadro, creando variaciones libres a partir de la obra original. Pero también puedes practicar tus dotes compositivas haciendo alguno de los ejercicios propuestos.

 

Se pueden arrastrar las figuras con el ratón, con los botones de desplazamiento o con las teclas de dirección del teclado, utilizando la barra espaciadora para cambiar de selección. Para conocer la función de los demás botones, puedes pulsar sobre ?. Y después... diviértete.

Propuesta 1   Ver ejemplo

 

Oculta con el botón 4 (ver ayuda ?) las figuras del grupo de Cristo. Utiliza los comandos “Desplazamiento” (2), “Inversión” (3), “Cambio de color” (5)…,  para lograr una composición en la que no se eche de menos la ausencia del grupo protagonista. Puedes colocar algunas figuras sobre la colina. También puedes invertir el fondo o cambiarlo de color.

 

 

Propuesta 2   Ver ejemplo

 

Invierte el fondo del cuadro (provocando así la inversión de todas las figuras) con el botón 3, e intenta a continuación crear una nueva composición —arrastrando, invirtiendo y cambiando de color las figuras— en que el mayor número posible de ellas aparezca sobre la cresta de la colina. Distribuye los personajes secundarios —incluidos los ángeles— de tal modo que refuercen el protagonismo del grupo de Cristo.

 

 

Propuesta 3Ver ejemplo

 

Oculta con el botón 4 todas las figuras excepto las del grupo de Cristo y los ángeles. Con tan pocos elementos, busca la mejor distribución posible de las figuras para componer una escena en que no se eche en falta ningún personaje.

 

 

Propuesta 4Ver ejemplo

 

Después de cambiar la posición del grupo de Cristo dentro del cuadro, utiliza los ángeles para crear un fuerte vector direccional que ayude a localizar la nueva posición del centro principal de interés: el área formada por las cabezas de Cristo y su Madre.

 

 

Propuesta 5Ver ejemplo

 

Procura dejar el mayor número posible de figuras —salvo los ángeles— en un color parecido al del fondo, para que se confundan con él, cediendo así el protagonismo a los ángeles. Como siempre, puedes desplazar las figuras, invertirlas, invertir todo el cuadro... hasta lograr una composición impactante y, si es posible, con sentido.